¿Cómo son las pruebas físicas Guardia Civil?

Las pruebas físicas Guardia Civil suponen el segundo paso al que se enfrentan los opositores. Tras superar la prueba de conocimientos, ortografía, psicotécnicos e idioma, los aspirantes deben enfrentarse a cuatro ejercicios físicos. De esta forma, sabrán si podrán seguir adelante o no el proceso selectivo.

A continuación, os desglosamos en qué consisten y toda la información necesaria para afrontar con garantías las pruebas físicas Guardia Civil.

¿Cómo son las pruebas físicas de la Guardia Civil? Si estás opositando, es una pregunta que seguramente te hayas hecho. ¿Fáciles? ¿Difíciles? En conclusión, estos son los ejercicios a los que deberás enfrentarte.

Las pruebas físicas de la Guardia Civil se dividen en cuatro ejercicios: prueba de velocidad (50 metros), prueba de resistencia (1.000 metros) y prueba de fuerza extensora de brazos. Además, también existe una prueba de natación de 50 metros libre.

En esta oposición, a diferencia de otras, hay una única sede que alberga las pruebas físicas de la Guardia Civil. Normalmente, se celebran en el Colegio de Guardias Jóvenes de Valdemoro.

Pruebas físicas Guardia Civil: prueba de velocidad, resistencia, fuerza y natación

  • Prueba de velocidad

Prueba en la que se mide la velocidad del opositor en una carrera de 50 metros. La salida se realizará en pie y habrá dos intentos para dicho ejercicio.

  • Prueba de resistencia muscular

En esta prueba, al contrario que en la de velocidad, se pretende comprobar la resistencia del opositor en carrera. 1.000 metros en pista con salida en pie y un único intento.

  • Prueba extensora del tren superior (flexiones de brazos)

Esta es la prueba más complicada de las pruebas físicas Guardia Civil. ¿Por qué? Porque existen diferentes factores que pueden penalizar al opositor. La posición de las manos, los brazos o incluso la barbilla resultan indispensables para superar el ejercicio.

El opositor deberá situarse en tierra inclinada hacia delante. Además, deberá colocar las manos de la forma más cómoda para mantener los brazos perpendiculares al suelo y a la anchura de los hombres.

El Tribunal contabilizará una flexión-extensión cuando la barbilla entre en contacto con el suelo y el aspirante vuelva al punto inicial. Es decir, hombros, espaldas y piernas en prolongación.

En el desarrollo del ejercicio, el opositor podrá realizar un descanso. Siempre que se haga en posición de tierra inclinada hacia delante.

Para evitar heridas, la zona de contacto de la barbilla podrá ser almohadillada siempre que su grosor no alcance los seis centímetros.

En total, el opositor dispondrá de dos intentos espaciados en el tiempo para recuperarse físicamente.

  • Cuarto ejercicio: prueba de natación

La prueba de natación de 50 metros, estilo libre, es el último ejercicio de las pruebas físicas Guardia Civil. En concreto, el aspirante deberá situarse en el borde de la piscina, lanzarse al agua y realizar el recorrido sin apoyo alguno. En este caso, solo se dispone de un único intento.

Requisitos para presentarse en las pruebas físicas Guardia Civil

El día de la celebración de las pruebas físicas Guardia Civil, el opositor deberá presentar la siguiente documentación:

  • Documento Nacional de Identidad
  • Además, certificado médico oficial que garantice una condición física óptima del opositor.

Dicho documento deberá ser expedido dentro de los quince días anteriores a la celebración de las pruebas físicas. Por tanto, con ese certificado se pretende que quede constancia de que el opositor está capacitado físicamente para enfrentar a los ejercicios sin poner en riesgo su salud. En caso de que no se presente el documento, el aspirante podrá ser excluido de la oposición de Guardia Civil.

Las pruebas físicas de Guardia Civil, a diferencia de las pruebas físicas Policía Nacional, no califican con nota. Estos ejercicios califican como “apto” o “no apto”, es decir, son pruebas eliminatorias.

Marcas de las pruebas físicas Guardia Civil

En concreto, estos son los registros que hay que alcanzar (número de flexiones) o no superar (velocidad, 1.000 metros y natación) en las pruebas físicas de la Guardia Civil.

Pruebas Físicas Guardia Civil Imagen

Otros factores a tener en cuenta en las pruebas físicas Guardia Civil

  • El mismo día de la celebración de las pruebas físicas, los aspirantes con calificaciones bajas tendrán que elaborar el cuestionario biográfico. También enfrentarse a una segunda parte psicotécnica sobre perfil de personalidad.
  • Si el opositor superara las pruebas físicas, sería convocado para las pruebas siguientes del proceso: entrevista personal (celebrada el segundo día) y el reconocimiento médico (tercer día).
  • Para dicho examen médico, los aspirantes deberán acudir en ayunas y sin orinar. Además, el Tribunal podrá solicitar revisión de documentos a los opositores que considere oportuno.

Si tienes alguna duda o necesitas que ampliemos la información, no dudes en pedirlo. ¡Estaremos encantados de ayudarte! ¡A por esas físicas!

Posts relacionados

¿Tienes alguna duda o algo que añadir? Los campos señalados con * son obligatorios
He leído y acepto la política de privacidad*.
AVISO
Para poder publicar el comentario deberá de cumplimentar los campos obligatorios y aceptar nuestra política de privacidad.